Lo que se conoce comúnmente como “frío de cojones”